Lunes a Viernes : 09:00 - 20:00 hs
Asamblea 4279 Apto 1
info@henkoestetica.com
091 89 98 02

Novedades

08
Nov

Masajes deportivos

Un masaje día a día se está convirtiendo en algo muy necesario a la hora de entrar en competición en cualquier deporte. Además las lesiones están a la orden del día y ésta es una forma muy eficaz de evitar dichas situaciones incómodas. Nuestro cuerpo merece un respeto y el masaje deportivo es un elementos esencial en la vida de todo deportista profesional y el que no lo es tanto.

Frecuencia

Podemos aplicar un masaje deportivo antes y después de la competición, pero es recomendable hacerlo antes de cada partido de alta competición, y preferiblemente que lo haga un fisioterapeuta profesional de confianza que se haya formado en el apartado deportivo especialmente. Con ello, conseguiremos unamayor seguridad con nuestro cuerpo y con la persona que te lo haga. Tu cuerpo lo agradecerá y tú también al ver cómo la actividad deportiva posterior se te hace algo más llevadera y sencilla, teniendo que realizar menores esfuerzos para solventarla de la mejor y más eficaz forma.

El masaje deportivo consiste en una serie de maniobras con efecto analgésico en los grupos musculares implicados, sobre todo en aquellos que guardan una mayor tensión tras la actividad. La carga de entrenamiento es la causante de este estado de tensión permanente que debe ser relajado y llevado a la normalidad lo antes posible por un especialista. Este masaje combina estiramientos, compresiones, presiones, fricciones y tonificaciones con un masaje conocido como sueco.

Para llevar a cabo una rutina de masajes deportivos, el individuo debe someterse a varias sesiones divididas en Pre-competitivo, Post-competitivo y Mantenimiento.

Etapas del masaje deportivo

Para llevar a cabo una rutina de masajes deportivos, el individuo debe someterse a varias sesiones divididas de la siguiente forma:

  • Pre-competitivo: antes de la competición se debe realizar una primera sesión de masaje deportivo, concretamente entre unas cinco y veinticuatro horas antes de la actividad o un duro entrenamiento. En este momento el masaje servirá para aumentar la circulación sanguínea, temperatura y la elasticidad muscular. Se debe aplicar usando una combinación de glicerina con alcohol para aumentar la temperatura de los músculos más rápidamente. También ha de hacerse de forma profunda y fuerte mediante movimientos de fricción. La duración de esta sesión debe depender del tiempo que se tome para cada grupo muscular. Este debe ser de entre cinco y siete minutos en cada uno de ellos.
  • Post-competitivo: esta fase del masaje muscular se debe aplicar entre los cuarenta y cinco minutos después del fin de la actividad y cinco horas como máximo. En esta ocasión, con este masaje se facilita la desaparición de las contracturas y toxinas provocadas por el sobre entrenamiento deportivo. Del mismo modo mejoraremos el aporte sanguíneo a los músculos trabajados. Para llevarlo a cabo deberemos utilizar jabón para limpiar previamente el sudor. Más tarde, usar movimientos de sacudidas, vibraciones y percusiones en las zonas implicadas para relajar los músculos. Esto nos llevará un total de diez minutos.
  • Mantenimiento: para todo deportista que pueda permitírselo o el de alta competición, el cual siempre tendrá en su equipo varios especialistas en la materia, debe aprovecharse de varias sesiones de mantenimiento durante la temporada. Este masaje deportivo de mantenimiento deberá aplicarse con un objetivo claro, diagnosticar posibles contracturas que ocasionen, a la larga, lesiones irreparables. Se debe llevar a cabo, como modo más razonable y recomendable, cada dos semanas. Como finalidad también tendremos la eliminación de la fatiga muscular y el mantenimiento de un buen grado o nivel de elasticidad. Para aplicarlo se debe utilizar aceites y cremas mediante amasamientos, vaciados y roces en las zonas más delicadas y que más trabajo tienen durante la semana.

 

Leave a Reply